Inicio » Publicaciones Historicas » Una estrella en la puerta
estrella 6a

Una estrella en la puerta

Desde el momento de la fundación, contar con distintivos que identificaran a los integrantes de la institución se convirtió en una de las preocupaciones prioritarias del Cuerpo de Bomberos de Santiago.

Ya en los primeros días, el tesorero general, Juan Thomas Smith Lawerenson, autoriza el pago de 310 pesos por la adquisición de 1.200 estrellas metálicas para los voluntarios, según aparece en el balance de enero de 1865.

1864 Directorio foto

Tesorero General don Juan Tomás Smith (nombrado por el  Directorio)

Estas estrellas se colocaban en las puertas de las casas de los bomberos para que los policías avisaran cuando se daba una alarma de incendio.

Al terminar el siglo XIX, los teléfonos permiten una mejor comunicación, por lo que, a partir de 1904, los bomberos que concurren de civil a las
alarmas llevan una ficha de metal con el número de su compañía.

estrella1

En 1913, la comandancia entrega a los voluntarios una tarjeta numerada, con el nombre del bombero y firmada por el comandante, la que estuvo en uso hasta 1922 cuando entran en servicio las placas redondas de bronce esmaltadas en rojos con las iniciales CB y el número de la compañía. Las actua1eS placas rompefilas, Como se les llama entre los bomberos están en uso desde 1929.

 

Extracto del Libro “Vidas de Fuego” 150 años del CBS

Acerca de Segundino

Ver además

image

El Bombardeo de Valparaíso

En la mañana del 24 de marzo, el almirante español Casto Méndez Nuñez envió por ...

IMG_7451

Terremoto 1906 Jornada del Hambre

El 16 de agosto de 1906, siendo presidente Germán Riesco y estando ya elegido su ...