Inicio » Publicaciones Historicas » Muerte de un fiel compañero de los Bomberos
1

Muerte de un fiel compañero de los Bomberos

Libro de Guardia 4a Compañía CBV

Viernes 27 de marzo de 1914

 

Recorte de “El Chileno” del sábado 28 de marzo

 

Muerte de un fiel compañero de los Bomberos

 

Anoche en circunstancias de que las bombas se dirijían con la rapidez y premura necesaria a la calle Matucana, sitio donde se había declarado un incendio, el perrito cuartelero que tenían en la Central y que llamaban “El Niñito”, siguiendo con su costumbre de acompañar a todos los incendios como a los ejercicios a los bomberos, salió a todo escape en unión de la Cuarta Compañía, pero esta vez, con mui mala suerte.

En mitad del camino una de las ruedas del autobomba de esa Compañía le pasó por la mitad del cuerpo matándolo instantáneamente, tanto es así que su cadáver quedó guardando la actitud de su loca carrera.

“El Niñito” tiene su historia. Era un perrito pequeño tan hábil, que al decir de muchas personas de entre los bomberos que lo querían y lo cuidaban con sumo cariño, sólo le faltaba hablar para considerársele por su gran inteligencia, como si realmente fuera un ser humano.

En los incendios se subía por las escaleras hasta los techos de las casas y empezaba a ladrar como pidiendo agua para combatir el voraz elemento. Una vez que veía que las mangueras funcionaban bien,  “el Niñito” descendía por las mismas escaleras y trataba de ser útil a los bomberos en cuanto creía posible, ya sea cuidando mercadería o el material de las mismas bombas. En muchas ocasiones tanta abnegación demostraba en el cumplimiento de su deber que los bomberos lo hacían bajar por los salvavidas de tela antes que rodara de los techos  a las hogueras de los accidentes.

Tenía una inteligencia sobrenatural en todo y para todo. Todas estas circunstancias hacían que se le mirara como parte integrante del Cuerpo de Bomberos.

La muerte trájica que ha tenido, guiado por su eterno afán de acompañar a las bombas a todas partes, ha impresionado verdaderamente a muchas personas que conocían de cerca las bellas cualidades del noble perro.

Los cuarteles, haciendo justicia a esos méritos, embalsamarán el cadáver y lo guardaran para mirar siempre en él al fiel compañero que compartía con tanto valor y entusiasmo la hermosa misión de ser útil a la humanidad.

En verdad que hai animales con sentimientos tan nobles que muchas veces superan en alto grado a los que debieran de tener tantos seres que sólo viven del mal y para el mal. El egoísmo humano es tanto a veces, que el hombre se olvida de que es rei y señor de la especie para manifestarse cruel, déspota e indiferente en absoluto, sin importársele nada la miseria, el dolor y la desgracia ajena. “El Niñito”, dentro de lo que puede sentir un perro, ¡que lección tan profunda da a muchos que no son perros!.”

 

COLABORACIÓN: CARLOS ITURRA- VOL. HONORARIO 3A CBS

Acerca de Segundino

Ver además

casa-pra

El trágico derrumbe del edificio “Casa Prá” en 1904

Días atrás se produjo un derrumbe en una construcción en la comuna de Las Condes, ...

image

Los “Abanderados”

En la época de su fundación algunas compañías crearon el cargo de abanderado o de ...