Publicaciones
Inicio » Publicaciones Historicas » Muerte de Mirko Brncic Taboada y Óscar Alcaino Cáceres
el fuego se viste de luto

Muerte de Mirko Brncic Taboada y Óscar Alcaino Cáceres

Mirko Brncic Taboada

Mirko Brncic Taboada

En la hermosa y lejana ciudad de Punta Arenas, nació Mirko el 4 de marzo de 1939. Posteriormente sus hermanos Tania, Mateo y Margot. Sus padres Maria Taboada Alonso, modista, dueña de casa y don Casimiro Brncic Alavie, descendiente de yugoslavos, profesor de educación física, ambos nacidos en Punta Arenas, le dieron a sus hijos la confortabilidad y cariño que necesitaron. Mirko, desde niño siempre mostró un alto grado de responsabilidad, es así, como asumió la confianza de sus padres como hermano mayor.

Con el tiempo a pesar del apego y recuerdos de su ciudad natal, decidieron trasladarse a Osorno, para proyectar mejor la parte profesional de don Casimiro y los estudios de sus hijos. En esta ciudad hizo sus estudios primarios y secundarios. También su primera comunión, ingresando posteriormente a la Escuela Industrial de Osorno, donde su padre hacía clases de educación física. Aquí estudió electrónica proyectando su futuro profesional en Santiago.

Su familia, después de morir su padre, se trasladó a Purranque. De ahí Mirko se trasladó a Santiago, siendo despedido por su madre, hermanos y amigos, los cuales lo lloraron, ya que se iba aquel amigo que siempre irradió en todo su ser lo verdadero y lo justo, pero comprendieron su inquietud.

Una vez llegado a Santiago comenzó a vivir en una pensión ubicada en la calle Puente esquina de Santo Domingo a pasos del Cuartel General y de tres compañías de bomberos. Una vez cumplidos los trámites para continuar sus estudios de electrónica, ingresó a la Universidad Técnica. Después de un tiempo, conoció al voluntario de la compañía, Roberto Price, quien también estudiaba en esta universidad. Price lo acogió en su casa de Barros Errázuriz esquina de Marchant Pereira y de ahí empezaría a frecuentar la compañía para luego ser presentado por él.

También conoció a otro postulante. Su nombre, Óscar Alcaino Cáceres. Ambos ingresarían el 19 de abril de 1961. Los médicos que trataron su ingreso fueron los voluntarios Villaroel y Killian. Mirko. junto con estudiar entró a trabajar a Sony Cantolla, perteneciente a nuestro voluntario Enrique Cantolla. En dos ocasiones visitó a su familia, una de ellas para el matrimonio de su hermana Tania y la otra en vacaciones. Pese a su poco tiempo proyectó visitar más seguido a su familia, influyendo para esto, la larga enfermedad que golpeaba a su madre, dejándola para siempre en silla de ruedas.
Lunes 18 de junio de 1964

Esta tarde como de costumbre, después de su trabajo, se encontraba en el cuartel de Antonio Varas. Integrante de la guardia nocturna, no trepidó un instante en tripular con otros más la Mack 13. Cuando el raudo vehículo emprendió carrera al incendio de Nueva de Matte e Independencia, no imaginó jamás que era el viaje sin retorno. El espantoso choque con el porta escalas de la 8ª en la esquina de Santos Dumont y La Paz, lo lanzó violentamente contra un poste del alumbrado público. El cable tensor lo degolló, provocándole la muerte instantánea. Luego de los primeros instantes de desconcierto, personal del Hospital J.J. Aguirre, acudió presuroso a socorrer a los heridos. A Mirko sólo pudo recogérsele sin vida. Quedó en la morgue del nosocomio a la espera de su traslado al cuartel. Tenía sólo 25 años.

noticia 6

 

Ya de noche , casi de madrugada, una larga columna doliente, silenciosa, de bomberos en tenida de trabajo, marcharon con la Trece acompañando los restos de Mirko y Óscar Alcaino, fallecido también a consecuencia de las heridas sufridas en la colisión.

 

Sábado 20 de junio

Una imponente comunión bomberil formó fila en los funerales. Todo el Cuerpo de Bomberos de Santiago, delegaciones de numerosas provincias y las instituciones metropolitanas congéneres con todo su material mayor, llenaron cuadras y cuadras de la capital, ante la presencia respetuosa del público que acompañaba su recorrido hasta el campo santo al ingreso de Avenida La Paz. Las floristas de la pérgola colmaron de pétalos las urnas mortuorias.

En la plazoleta del Cementerio General se sucedieron los homenajes y discursos, destacando el hondo significado de su martirio. La Trece designó al Capitán Alberto Brandán para despedirlos en su paso a la inmortalidad. Esa noche en la guardia nocturna, la pena y el dolor reinaban. Sus compañeros no pudieron contener el llanto al ver sus camas vacías; no lograban comprender su partida inesperada, trágica, violenta. Sollozos de hombres llenaban el recinto otrora alegre por su presencia infantil. Unas pocas flores en las almohadas de su lechos, testigos mudos de la angustia trecerina.

Hoy, un monolito de piedra, erguido en el jardín interior del Hospital, recuerda el sitio mismo del accidente, mudo testigo del cruento sacrificio.

 

Óscar Alcaino Cáceres

Oscar Alcaino

Nació en la ciudad de Curicó, el 14 de agosto de 1942. Sus padres, Francisca y Óscar. Desde guagua siempre fue calmado, tierno y lloraba poco. Su kindergarten lo hizo en el conservatorio musical estudiando piano. También gran parte de su preparatoria la hizo en instituto San Martín junto a su hermano Carlos, con quien siempre andaba y jugaba, nunca se separaban.

Por razones de trabajo, sus padres tuvieron que trasladarse a Santiago en 1952, pero antes de venirse, Óscar hizo su primera comunión el 2 de septiembre de 1951. El primer domicilio que tuvieron fue en Avenida Andrés Bello 237, después en Echaurren y calle Blanco, también en calle Lira y desde el 60 al 63 en Av. Antonio varas a pasos de la compañía. Junto a su hermano realizaron sus estudios secundarios en el instituto Alonso de Ercilla y posteriormente en el Nido de Águilas, siendo scout y seleccionado del equipo de basquetbol. También escribía poesías.

Con el tiempo solo quedarían doña Francisca y sus dos hijos, llegando a mimetizarse los tres. Ella tenía un alto puesto en el Ministerio de Educación, permitiéndole afrontar sola las barreras de la vida. ‘Cheo’ era una persona romántica, tuvo siempre admiradoras, de hecho en su cajita de los recuerdos, están todo tipo de presentes que ellas le regalaban.

De muchas de las veces que conversó con su madre, ella, preocupada siempre por sus hijos, le recomendó a Óscar que buscara más amigos indicándole la 13. Ella cada vez que pasaba frente al cuartel se fijaba en el ambiente de los bomberos, encontrándolos sanos y alegres. Así fue que un día se acercó al cuartel y solicitó su postulación, haciéndose rápidamente de amigos, porque veían en él una presencia de pureza y buena educación. También entró a estudiar a la Escuela de Investigaciones, sin embargo, al egresar pidió a su jefe que lo trasladara a una oficina. El motivo principal era que su forma de ser, lo bloqueaba para ejercer su trabajo en forma directa con inculpados de algún delito; su deseo era hacer investigaciones técnicas.

img041

Cuando había incendio, cada vez que salía ‘Cheo’, su hermano Carlos lo acompañaba y esperaba hasta que regresaba. En 1963, se irían de Antonio Varas a Amunátegui con San Pablo a pasos del cuartel de Investigaciones. Después ingresó a la guardia nocturna y en 1964 sería elegido Ayudante de compañía. Su hermano Carlos ingresó a la 13 el 20 de enero de 1964.
 

lunes 18 de junio de 1964

Para esta fecha Cheo tenía 21 años. Ese día Óscar había almorzado con su madre y su hermano; sin embargo le pidió a ella que lo acompañara a comprar cosas a una tienda y que no fuera a trabajar en la tarde. Ambos estuvieron juntos hasta que llegó el momento de presentarse en el cuartel de Investigaciones, contento le contó a su madre que la próxima semana seria trasladado de sección. Su madre lo acompañaría a solicitud de él y luego se iría a un concierto en el Teatro Municipal, por mientras que Óscar se presentó y se dirigió a la compañía, sin saber si vería también a su polola Gloria.

La bomba Mack había quedado fuera de servicio, ya que el cuartelero iría a dejar la bomba Berliet a las 10:00 horas para luego retornar y poner en servicio la máquina a las 18:50 horas. El móvil nº 13 también entraba en servicio a las 19:30 horas A las 20:15 aproximadamente se despachaba a llamado de comandancia a Nueva de Matte e Independencia y, a las 20:30 hrs. se daba la alarma de incendio para el 1º cuartel, cayendo los timbres y la operadora repitiendo una y otra vez las calles y el cuartel. Mientras el cuartelero Jiménez echaba a andar la máquina, subiéndose Alfred Stein a cargo como teniente 1º y los voluntarios Mariano Díaz, Francisco León, Antonio Yaksic, Santiago Lazo, Mirko Brncic y Óscar Alcaino.

La Mack bajó por Avenida Providencia, Bellavista, Pio Nono, Av. Perú y Santos Dumont. A poca distancia detrás de ellos el Capitán Alberto Brandán en su camioneta. En el mismo momento el porta escalas Mercedes Benz de la 8ª, salió por La Concepción, Av. Andrés Bello, puente del Arzobispo, Bellavista y La Paz. En la esquina había un camión estacionado muy cerca, el cual haría confundir a ambos conductores.

Esa noche fría de invierno, aún conservaba mojadas las calles, ya que había lloviznado, haciendo más difícil cualquier frenada de ambas máquinas. El conductor Jiménez se detuvo asomando la punta de la bomba para poder tener visibilidad, ante la presencia del camión. Sin embargo al darse cuenta de que el carro de la 8ª no se podía detener, intento cruzar la Avenida La Paz siendo demasiado tarde.

Fue violentamente impactada la bomba Mack en su lado izquierdo trasero, haciendo que girara en 180º, botando un poste y quedando sin control y arrojando por la violenta colisión casi a todos los voluntarios. Mirko muro instantáneamente. Cheo saltó a la acera, golpeándose fuertemente su pecho con los fierros de la bomba y el piso.

Mariano Díaz se golpeó fuertemente en su cadera quedando al igual que Óscar, gravemente herido. Yaksic también sufrió serios daños. Ilesos quedaron pero con algunas heridas Lazo, Leín, Stein y el cuartelero, mientras que el voluntario a cargo de la 8ª quedó atrapado entre las latas sin peligro El sonar de las sirenas en ambas máquinas fue silenciándose de a poco. Sus luces aún prendidas solo destellaban la tragedia de los voluntarios.

noticia 5

Óscar aún vivo, fue sometido a una operación, pero lamentablemente dejó de existir. Su madre regreso después del Municipal y a una invitación que le hicieran unos amigos para comer en un restaurante. Al regresar a su departamento sufrió un escalofrió en su cuerpo y procedió a subir las escaleras, creyendo que la esperaba Cheo. Sin duda que, lo que sentía ella, eran sus vibraciones. Siempre el la esperaba escondido para sorprenderla.

Esa noche fueron trasladados sus restos al Cuartel General.

 

Viernes 19 de junio

A las 21:35 horas trasladados al Salón de Honor del Cuartel General, los restos de nuestros mártires, con una columna interminable de voluntarios de todas las compañías, bajo la luz de las antorchas y el sonar de la marcha.

 

Sábado 20 de junio

A las 15:45 horas, el paso de todo el material mayor con sus luces y sirenas despediría a nuestros camaradas. La bomba Mack ya no lo haría más, como fue en 1956 con Alfredo y sería reemplazada por la bomba Berliet. El único que pudo venir a presenciar los funerales de Mirko fue su hermano Mateo de tan sólo 17 años de edad. Una semana después se enteraría su madre, eso haría que ella se parara de su silla de ruedas por el dolor que la envolvía.

Para la madre de Óscar, la ausencia física de aquel sentimental y buen hijo, era como si un trozo de su corazón hubiera sido arrancando violentamente.

noticia 4

 

En la guardia nocturna, ambas camas vacías, aún tenían sus uniformes de trabajo. Para el Capitán Brandan, dos luces se habían apagado. Como jefe de guardia vio en ellos una presencia angelical y de atenta disposición al servicio. Entraron juntos, vivieron juntos en la guardia y partieron juntos al más allá. Ahora también lo están junto a Alfredo, a Lalo y a muchos otros trecerinos.

 

mirko y oscar 13 cia

 

Texto e Imagenes: Facilitadas por Bomba Providencia

Acerca de Segundino

Ver además

img_6170

Los bomberos de Santiago y la epidemia del cólera en 1886

La muerte fue un factor omnipresente en la sociedad chilena de la segunda mitad del ...

casa-pra

El trágico derrumbe del edificio “Casa Prá” en 1904

Días atrás se produjo un derrumbe en una construcción en la comuna de Las Condes, ...