Publicaciones
Inicio » Publicaciones Historicas » Muerte de Felipe Dawes Martindale.-
DAWES

Muerte de Felipe Dawes Martindale.-

El 23 de Enero de 1980 pereció en un accidente el Cuarto Comandante de la  Institución  don  Felipe  Dawes.

Se  dirigía  a  un  incendio  declarado  en Carrión y La Obra cuando el carro de transporte en que iba fue chocado en Vivaceta y Gamero.

Pertenecía  a  la  Decimocuarta  Compañía  de  la  que  fue  uno  de  su Fundadores más connotados y uno de sus más entusiastas Capitanes.

El  Cuerpo  de  Bomberos  lo  nombró  en  el  cargo  de  Intendente  General  y luego  en  el  de  Tesorero  General.    Su  gran  versación  en  materias financieras y contables fueron de gran utilidad a la Institución.

Publicó un interesante  estudio  sobre  el  costo  de  una  Compañía  de  Bomberos demostrando que es mejor tener una bien equipada a varias sin el material suficiente.

Dicho   estudio   se   refería   al   Cuerpo   de   Pudahuel   cuya intervención correspondió asumir al de Santiago por orden del Ministerio del Interior.

Felipe Dawes era el hombre indicado para manejar por muchos años las finanzas de la Institución, pero la voluntad de las Compañías lo introdujo en  el  mando  activo  al  elegirlo  uno  de  sus Comandantes.

35) Felipe Dawes Mantindale

Siempre dispuesto  a  servir  al  Cuerpo  de  Bomberos  desde  cualquier  cargo  aceptó sus  nuevas  obligaciones  en  cuyo  puntual  cumplimiento  encontró  la muerte.

La  colectividad  británica  y  la  Municipalidad  de  Providencia  le  rindieron especiales  homenajes  y  en  su  memoria  se  erigió  un  monolito  dando  su nombre a una plaza ubicada en el área central de la Av. Barros Borgoño, entre Providencia y 11 de Septiembre.

Dawes y Márquez

En la sala de sesiones del Directorio se descubrió un retrato al óleo y cinco años después de su muerte se colocó en su tumba una placa recordatoria.

El Director de la Decimocuarta Compañía, señor Ronald Brown Laverick, pronunció un emotivo discurso en estos homenajes, recordando que Felipe Dawes ingresó como voluntario cuando cumplió dieciocho años, murió de treinta y nueve y durante ese lapso entregó sin limitaciones sus servicios al Cuerpo de Bomberos.

El  Sr.  Brown  citó  en  su  hermoso  discurso  versos  del  poeta  Longfellow aplicándolos  al  compañero  desaparecido  y  que  en  su  parte  final  dicen:

“…podemos   hacer   nuestras   vidas   sublimes/   y   al   irnos,   dejar   tras nosotros/ huellas en las arenas del tiempo”.

Dawes en la Vega

 

AGUSTÍN GUTIÉRREZ VALDIVIESO

Acerca de Segundino

Ver además

img_6170

Los bomberos de Santiago y la epidemia del cólera en 1886

La muerte fue un factor omnipresente en la sociedad chilena de la segunda mitad del ...

casa-pra

El trágico derrumbe del edificio “Casa Prá” en 1904

Días atrás se produjo un derrumbe en una construcción en la comuna de Las Condes, ...