Inicio » Publicaciones Historicas » Muerte de Alberto Vilar Donati
alberto vilar

Muerte de Alberto Vilar Donati

“Alberto Vilar Donati nació en la República Argentina el 25 de febrero de 1916. En Santiago se incorporó a la 6ª. Compañía “Salvadores y Guardia de Propiedad” para, posteriormente, incorporarse a la Novena.

Entre otras de sus actividades, ayudó en la capacitación de los Bomberos Voluntarios de la 2ª. Compañía de Bomberos de La Cisterna, Compañía que lleva su nombre, y que en la actualidad forma parte del Cuerpo de Bomberos Metropolitano Sur.

La noticia de su fallecimiento se conoció en la Compañía por un llamado telefónico, recibido a las 18:00 horas del día sábado 12 de julio de 1941, hecho por un Oficial de Comandancia del Cuerpo de Bomberos de Santiago desde la Posta Central de la Asistencia Pública, ubicada a la entrada de la calle San Francisco y que fuera contestado por el Voluntario Héctor Rojas, Este Oficial avisaba que nuestro Voluntario Vilar había sufrido un serio accidente en el Llamado a otros Servicios para la 7ª. Compañía y el Carro de la Comandancia en Arturo Prat Nº 1011, casi esquina de la Avenida Manuel Antonio Matta.

Inmediatamente de conocida la noticia se trasladó a la Asistencia Pública un grupo de Voluntarios para imponerse de la salud de Alberto Vilar.

Desgraciadamente, cuando éstos llegaron a la Asistencia, se encontraron con la triste noticia de que Alberto Vilar había fallecido por asfixia.

El Cuerpo fue citado al punto de reunión en las calles Alonso Ovalle y San Francisco para el traslado de sus restos mortales desde la Casa Central de la Asistencia Pública al Cuartel General, a las 22:30 horas del día sábado 12 de julio de 1941.

Los hechos ocurridos fueron reconstruidos reuniendo datos del Libro de Guardia de la Compañía, Libros de Actas de Sesiones y el diario El Mercurio del domingo 13 de julio de 1941.

Todo comenzó un poco después de las 16:00 horas, cuando el obrero Juan Bramón, como era su costumbre, descendió al subterráneo de la fábrica de productos JB, del Señor Juan Bas, para asear uno de los pozos del establecimiento en que se guardaba el vinagre para los pickles. En los instantes en que bajaba al subterráneo, el obrero Bramón cayó asfixiado a consecuencia de las fuertes emanaciones del vinagre que allí tenían su origen.

Al caer Bramón alcanzó a gritar, pidiendo auxilio. Su llamado fue oído por el señor Juan Bas y algunos obreros de la fábrica, quienes se dieron cuenta de que algo grave ocurría, y pocos minutos después, con mucha precaución, descendía al subterráneo otro obrero, Rafael Casanova para ayudar a su compañero. Como las emanaciones eran muy fuertes, también Casanova cayó asfixiado al subsuelo.

Ante esta situación tan delicada, el joven Fernando Bas Mayo de 16 años, hijo del propietario de la fábrica de vinagre, intentó salvar a los dos obreros ya mencionados, pero con tan mala fortuna que corrió la misma suerte de ellos.

Desesperado el señor Juan Bas salió a la calle a pedir auxilio. Inmediatamente acudió el Teniente de Carabineros don Guillermo Mella Ossa de la Sexta Comisaría, quien se apresuró a llamar a la 7ª. Compañía de Bomberos, pidiendo la cooperación de sus Voluntarios para que acudieran al lugar del suceso con materiales y máscaras contra gases, a fin de salvar a las personas asfixiadas.

Además, llamó a la Posta Central pidiendo una ambulancia. Poco después de las 05:30 horas llegaban la ambulancia y personal de la 7ª. Compañía de Bomberos, con elementos indispensables para operar en el rescate.

En esos momentos apareció en la Fábrica de Vinagres el Voluntario de la 9ª. Compañía de Bomberos don Alberto Vilar Donati quien se apresuró a solicitar una máscara contra gases de las que llevaba el carro Dodge Nº 1, similares a las usadas en la Primera Guerra Mundial para el gas mostaza, lo más moderno de la época, que se colocó en seguida para intentar salvar a las víctimas.

El Voluntario Vilar, tampoco tuvo buena suerte en su empresa. Fue víctima de la asfixia como las demás personas, la que se produjo por los poros de la piel.

Así pues, en menos de media hora, cuatro personas yacían en el subterráneo de la Fábrica de Vinagres, asfixiándose con grave peligro de sus vidas.

Los Oficiales de la 7ª. Compañía de Bomberos, se apresuraron a ordenar el salvamento de esas personas, mediante ganchos y cuerdas. Al cabo de unos minutos habían logrado extraer los cuerpos de las cuatro víctimas.
En seguida fueron enviados el Voluntario Vilar a la Posta Central y Juan Bramón, Rafael Casanova y Fernando Bas a la Posta Nº 2.

A las 06:10 de la tarde todos habían dejado de existir, sin que hubiera sido posible salvarles la vida, no obstante las atenciones que les fueron dispensadas.

Los restos de Bramón y Casanova fueron trasladados a la Morgue, los restos de Fernando Bas los condujeron a la residencia de su familia y los del Voluntario Vilar Donati llevados al Cuartel General del Cuerpo de Bomberos, donde se erigió la capilla ardiente por haber muerto en Acto del Servicio.

Alberto Vilar Donati, de 24 años de edad, era de nacionalidad argentina y en Buenos Aires hizo su servicio militar, no obstante tener su residencia en nuestro país desde hacía mucho tiempo. Vilar ingresó a la 6ª Compañía de Bomberos el 23 de mayo de 1934, recibiendo el 29 de mayo de 1940 su premio de 5 años de servicios con 237 asistencias sobrantes.

En la Sexta permaneció en carácter de Voluntario hasta el 19 de diciembre de 1940. El 9 de febrero de 1941 el joven Vilar solicitó y obtuvo su ingreso a la 9ª. Compañía, permaneciendo en nuestra Compañía 5 meses y 3 días.

16) Alberto Vilar Donati

El lunes 14 de julio, a las 16:30 horas, se efectuaron los funerales comenzando con el lúgubre sonido de la Paila, la vieja campana del Cuartel General. El largo cortejo lo encabezó el Orfeón de Carabineros, seguido de una delegación de 4 Voluntarios por Compañía del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, al mando de su Comandante don James Walker.

Luego seguían las delegaciones de los Cuerpos de Bomberos de Viña del Mar, Ñuñoa, Cisterna, San Bernardo, Rancagua y otros. Dentro de la formación de la Novena estaban los hermanos de Canje Undécimos de la “George Garland” del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso.

Los discursos fueron iniciados por el Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago don Luis Kapes, por la Novena Compañía hizo uso de la palabra el Director Luis Merino Lizana, luego el Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, representado por el Director de la Undécima Compañía Sir Sydney Withwell, siguió el representante del Cuerpo de Bomberos de Providencia, continuó el representante del Cuerpo de Bomberos de Osorno, por la Undécima
Compañía de Valparaíso el Teniente Sr. Huber, y don Daniel Castañeda por la 6ª. Compañía.

A continuación fueron depositados sus restos mortales en el Mausoleo del Cuerpo.

De esta manera caía cumpliendo con su deber, si bien no caía abrasado por el fuego o aplastado por un derrumbe o por todo aquello que puede ocurrir en los incendios y rendía su vida por salvar la de otros seres.Cumplía de esta manera con la norma de todos los Bomberos de la vieja Nona que, en los momentos de peligro, hacen honor a los gloriosos lemas
de “Constancia y Disciplina” y “Deber y Abnegación”.

Acerca de Segundino

Ver además

casa-pra

El trágico derrumbe del edificio “Casa Prá” en 1904

Días atrás se produjo un derrumbe en una construcción en la comuna de Las Condes, ...

image

Los “Abanderados”

En la época de su fundación algunas compañías crearon el cargo de abanderado o de ...