Inicio » Noticias Nacionales e Internacionales » Manuel Antonio Matta, su muerte y funerales
exterior.matta

Manuel Antonio Matta, su muerte y funerales

 

Divulgada en la mañana de ayer la sensible noticia del fallecimiento del honorable senador señor Matta, ha sido la preocupación absorbente de todos nuestros círculos sociales.

Las circunstancias en que ha tenido lugar tan infausto suceso, en condiciones inesperadas para la jeneralidad, que lo ha visto hasta el último día desempeñando sus funciones parlamentarias con la asiduidad que le era característica, han aumentado la dolorosa sorpresa por este acontecimiento.

El señor Matta se había sentido algo indispuesto en los últimos días, produciendo cierta inquietud en los miembros de su familia. Como encontraran resistencia en el señor Matta para observar un réjimen más cuidadoso, participaron sus inquietudes al doctor señor Octavio Echegóyen, a fin de que, utilizando su intimidad afectuosa con el enfermo, se cerciorara de su estado sin que éste se apercibiera de tal propósito y le hiciera las indicaciones que estuvieran más convenientes.

En la tarde del Viérnes 17 tuvo lugar en efecto esta entrevista, habiendo procurado el doctor conseguir que guardara cama el día siguiente, abstenciéndose de asistir al funcionamiento de una Comisión del Senado a que estaba citado. Le rogó que aguardara su visita el Sábado antes de abandonar su lecho. Cuando volvió el doctor a las dos de la tarde de dicho día, encontró que el señor Matta, sintiéndose mejor, se había dirijido al Senado.

Confiado en su restablecimiento, continuó el señor Matta hasta el Miércoles sin novedad alguna sobre su salud, de tal modo que siguió en sus hábitos ordinarios i asistió al Senado en ese día, tomando en la sesión la parte de que hace constancia el boletín dado a la publicidad.

Después de comer se dispuso para salir, diciendo que se dirijía a casa de su correlijionario i amigo el señor Juan Agustín Palazuelos, ubicada en la sesta calle de Castro. Como se le representara que el frío de la noche podía ser perjudicial para el delicado estado de su salud, aseguró que regresaría en coche.

Hasta las diez de la noche se prolongó la visita en casa del señor Palazuelos, sin que nada manifestara alteración de su salud. A esa hora i acompañado por el señor Palazuelos, que se dirijía a la casa del señor Diego Barros Arana, en la calle Dieziocho, llegaron juntos hasta esa casa, siguiendo el señor Matta por esta calle hasta la Alameda.

Ahí tomó un coche del servicio público, cerciorándose de que tenía vidrio delantero que lo preservara del frío de la noche. Dió la nochero la dirección de su casa, Calle de la Merced número 23.

Como tres o cuatro cuadras antes de llegar al lugar indicado, el cochero, olvidado tal vez del número que se le había indicado o para cerciorarse de él con más seguridad, bajó el vidrio y le preguntó al señor Matta si sería ya tiempo de detenerse. Éste se limitó a contestarle: “Sigue para arriba”. Así lo hizo el cochero, yendo a detenerse frente a la casa número 29 de la Calle de la Merced.

Como detenido el coche no bajara el pasajero, se desmontó el cochero para abrir la portezuela. A pesar de indicar que habían llegado, no recibió contestación alguna. Imajinando que el caballero no respondiera por sentirse enfermo, golpea la puerta de la casa a cuyo frente se había detenido. Pregunta si vivía allí un pasajero que parecía enfermo, i como se le contestara negativamente, no sabiendo qué partido tomar, se dirije con el coche a la primera comisaría de policía, situada en la esquina poniente de las Calles Monjitas i Tres Montes. El oficial de servicio, que estaba casualmente en la puerta, informado de lo que ocurría, examinó al pasajero i reconoció que era un cadáver.

Como ni el oficial ni los soldados de la comisaría conocieran al señor Matta, presumiendo por la esposición del cochero que se trataba de un residente de esa vecindad, el oficial se dirijió a la casa del señor Ricardo Cruzat, manifestando a este caballero lo que acontecía. El señor Cruzat i varios amigos que se encontraban en su casa, apenas vieron en cadáver reconocieron al señor Matta. El señor Moisés Campo que pasaba por allí en ese momento pudo constatar el sensible acontecimiento.

Momentos después ocurrían algunos miembros de la familia del señor Matta i se hacían cargo del cadáver, para conducirlo a su casa-habitación. Formaban parte del atribulado cortejo, el señor Cruzat i los señores Ramiro Vicuña Rozas, Enrique Fernández Jara, José Benito Fernández, Juan José i Nicolás i Cárlos Urrutia Rozas. Se encontró también entre los concurrente a este acto el señor Egan, Ministro Plenipotenciario de Estados Unidos, que se dirijía a su casa. Acudieron al tener noticia del suceso en esos primeros momentos los doctores Silva i Echegóyen. Según algunos doctores el doctor Matta habría sucumbido de un derrame cerebral, i según otros de una paralización del corazón.

La casa fué mui visitada ayer durante todo el día por los Ministros del Estado, senadores, diputados i funcionarios de la administración.-Fué también a visitar a la familia el compañero de prisión del señor Matta durante la dictadura, el respetable prebendado señor Carter. Un gran número de correlijionarios i amigos del señor Matta se han inscrito en un rejistro que se ha abierto al efecto.

José Agustín Gonzáles

Vice-presidente

Santiago, Junio 23 de 1892.

En conformidad a ella, a la hora indicada se reunieron en el Club Radical un considerable número de miembros del partido.

Abierta la sesión, el señor Pedro Bannen que la presidió, en sentidas y lacónicas frases, recordó el sensible e inesperado fallecimiento del esclarecido-ciudadano, señor Manuel Antonio Matta, hizo presente que siendo la sesión que celebraban de circunstancias i sólo para celebrar algunos acuerdos en homenaje a la memoria del ilustre difunto, se permitía eximirla de la lectura del acta para únicamente ocuparse de las siguientes proposiciones que presentaba a la asamblea:

1. Depositar en la tumba del señor Manuel A. Matta una corona fúnebre a nombre del Club Radical.

2. Comisionar al señor Abraham König para que en representación de la asamblea radical, haga uso de la palabra en los funerales que se verificarán el Sábado 25.

3. Asistir en cuerpo la asamblea radical a los funerales.

4. Concurrir también al acto de traslación de sus restos desde la casa mortuoria, Merced núm. 23, al cuartel central de bomberos, en el que se ha preparado una capilla ardiente para que permanezcan ahí hasta el Sábado, a las dos de la tarde, en que tendrán lugar los funerales.

Aprobadas estas proposiciones se levantó la asamblea.

Anoche a las diez se verificó la traslación de los restos del señor Manuel A. Matta de la casa mortuoria, calle la Merced número 23, al salón de honor del Cuartel Jeneral de Bomberos.

El cuerpo de bomberos fué invitado a este acto en las primeras horas de la tarde de ayer i en la asamblea radical que se celebró anoche en el Club Radical, se hizo invitación a todos los concurrentes.

Minutos antes de las diez, la casa del ilustre muerto se veía completamente inválida por una gran concurrencia, entre la que se notaba a miembros del Congreso Nacional, Ministros de Estado, funcionarios de los diversos órdenes de la administración i personas de todas categorías. En los mismos momentos partían del Cuartel Jeneral todas las compañías de bomberos, llevando sus estandartes de rigoroso luto i con hachones encendidos.

La marcha del cuerpo de bomberos, desde el cuartel hasta la casa mortuoria, se hizo por la calle de las Monjitas, doblando por la de Tres Montes hasta la calle de la Merced, por donde se continuó hasta la misma casa.

El cadáver, encerrado en un ataúd, se encontraba en la pieza que habitó el ilustre ciudadano i que estaba y que estaba amueblada con notable sencillez, sin haberse hecho alteración alguna en su mobiliario. No se veía más que un armario con libros, un ropero, una mesa i varios sillones.

 

 

Texto transcrito por vol. Activo Gustavo Sotomayor 2ª Compañía.

 

Nota: Sé ha mantenido el texto original del documento.

Acerca de Segundino

Ver además

pto montt

Incendio afectó vivienda y empresa de control de plagas en Puerto Montt

En la madrugada de este lunes, un incendio afectó a una vivienda y una tienda ...

hombre_provoca_incendio

Internacional: Hombre provocó gran incendio en Nueva York al imitar truco de televisión

Un incendio estalló el jueves en un barrio en Cohoes, Nueva York, dañó 32 edificios, desplazó ...