Publicaciones
Inicio » Actualidad Segundina » Los Bomberos nacieron en el Puerto
Bomba a Vapor Germania Valparaíso 1888

Los Bomberos nacieron en el Puerto

“Como la semilla es llevada por el viento para nutrir la tierra que la necesita, así la idea de fundar cuerpos de bomberos como ese de Valparaíso se extendió por el territorio de la República”

 A principios del siglo XIX, las principales ciudades contaban con unidades cívicas destinadas al servicio contra incendios, conocidas popularmente como los “batallones de la bomba”.

Estas unidades contaban con escasos implementos, mangueras de cuero deterioradas y pequeños bombines, insuficientes para enfrentar catástrofes de mayor magnitud.

El fracasado motín de 1851, en Santiago, significó el sangriento fin del batallón capitalino.

Esta situación desventajosa se hizo dramática cuando la ciudad de Valparaíso fue presa de las llamas a fines del año 1850.

Nada fue suficiente, ni el valor de los porteños, ni la voluntad de impedir la catástrofe.

El fuego arrasó libremente con gran parte de la edificación del puerto. Pero, del drama siempre nace la esperanza, y el gran incendio dio vida al primer Cuerpo de Bomberos voluntarios de la República.

 

El Gran Incendio

 

612939_280

Poco después de las dos de la madrugada del 15 de diciembre de 1850, estallaba un violento incendio en la Cigarrería de Calle Cruz de Reyes. El fuego, incontenible, reventó las puertas y se alzó hacia los edificios colindantes, mientras vecinos empavorecidos, despertaban a golpes de puerta a los dormidos habitantes del sector.

Ya el fuego, desatado, corría por techos y ventanas de las calles que daban al mar, avanzando por la del Cabo hasta Cochrane.

Vecinos, y cívicos del batallón de la bomba, al mando del Intendente Interino del puerto, señor José Santiago Melo,  trataban infructuosamente de contener la catástrofe, que ya amenazaba la Aduana y los grandes depósitos de brea y materiales combustibles de calle Cochrane.

Pero, las mangueras se reventaban a cada golpe de los bombines de palanca. Alertados por el fuego, descendieron los marinos de un buque de guerra francés, con sus bombines, y se sumaron al heroico combate.

El fuego ya había saltado la distancia que mediaba entre las calles del Cabo y Cochrane comenzando a destruir los caseríos bajo el cerro.

Desde otro navío de guerra, los marines ingleses acudieron también a prestar su auxilio. Así, tras horas y horas de intentos trabajo, se logró contener el siniestro, estallando pequeños fuegos en los sitios ya quemados por faltas de implementos de remoción.

Todo el día siguiente, fue de acciones puntuales para terminar definitivamente con el fuego, que estallaba a intervalos en el gigantesco escenario de drama y destrucción.

La gran lección llegaba: Se requería con urgencia de una asociación que contara con socios y elemento suficientes para la defensa de la ciudad contra el fuego. Y así, el 19 de Diciembre de ese año de 1850, se reunía con la intendencia un grupo de prestigiosos vecinos, los que acordaron la designación de una comisión organizadora del Cuerpo de Bomberos.

 

Nacen los Bomberos Voluntarios

4712322472_450547e667

Esta primera comisión, integrada por los señores José Cerveró, José Tomás Ramos, Guillermo Müller, Juan Braun, Martín Stevenson y Tomás Gatica, se reunió prontamente, y el 15 de enero de 1851 presentaba su proyecto al intendente de Valparaíso, Almirante Manuel Blanco Encalada.

Tras largos debates, se designaron dos comisiones, una para organizar los medios de defensa, y otra para colectar, por suscripción, los fondos necesarios para la adquisición de materiales contra incendio.

Fueron difíciles jornadas, reuniones organizativas y comisiones de convencimiento ante un vecindario que aún sentía el drama vivido hacía tan poco tiempo.

Ya el 30 de abril, las comisiones daban cuenta de su cometido ante un impresionante Teatro Victoria, colmado de vecinos.

Surgía así la proposición definitiva de crear un Servicio de Bomberos, para lo cual ya se contaba con 330 inscritos, que serían distribuidos en dos compañías de Agua (integradas por 100 hombres cada una), compañía de Escalas (80 hombres) y una compañía de Guardias de la Propiedad (50 hombres).

Nombradas nuevas comisiones para pulir la proposición, éstas se reunían el 10 de Mayo en la Bolsa Comercial, donde se redactó el Acta Orgánica de la Asociación y se designó a dos miembros de cada una de las comisiones para formar el Directorio Provisorio de la Asociación de Incendios o Cuerpo de Bomberos, el que quedó integrado por los señores José Tomás Ramos, Eduardo Mickle, F.D. Antherton, Guillermo Müller, Juan Mouat, Juan Carlos Gómez y Ángel Castillo.

Despachada el Acta Orgánica a la Intendencia, ésta fue aprobada citándose a constitución definitiva para el día 4 de Junio en el Teatro Victoria.

En esa oportunidad don Juan Carlos Gómez, miembro del Directorio Provisional, dio cuenta de la labor desarrollada por las comisiones de trabajo y leyó el Acta Orgánica que fue redactada por el Directorio y aprobada y sancionada por el Intendente de Valparaíso.

En esta misma reunión, los vecinos firmaron las listas de adherentes. Todo estaba listo y se resolvió a fijar el día 30 de Junio como la fecha de inauguración, cerrándose ese día el registro de suscripción en las Compañías.

Ese día 30 de Junio, fecha de recuerdo y orgullo para todos los bomberos voluntarios del país, nacía en el Puerto de Valparaíso el primer Cuerpo de Bomberos.

Como la semilla es llevada por el viento para nutrir la tierra que la necesita, así la idea de fundar cuerpos de bomberos como ese de Valparaíso se extendió por el territorio de la República. Y hoy, más de 250 asociaciones de este tipo lucen con orgullo el casco y la cotona del bombero voluntario.

 

 

Acerca de Segundino

Ver además

IMG_8559

Segundino representa a CBS en encuentro de bomberos de ciudades capitales de Iberoamérica

La capital ecuatoriana, Quito, es la sede del “XIII encuentro de jefes de bomberos municipales ...

IMG_8487

Convivencia de Canje 2017

El pasado sábado 29 de abril, en las cercanías de la comuna de Buin celebramos ...