Inicio » Bomberos; patriotismo en la guerra y en la paz » La prensa en la Guerra del Pacifico. parte 1
directorjustoarteaga

La prensa en la Guerra del Pacifico. parte 1

Justo Arteaga Alemparte. Un Segundino dueño del Diario El Tiempo

Durante la guerra no se planeo una verdadera “estrategia comunicacional” de parte del Gobierno chileno con el fin de censurar a los periódicos. La libertad de prensa con la que contaba Chile en este periodo significo un arma de doble filo, ya que las informaciones respecto del movimiento de tropas y de la escuadra y las novedades del frente circulaban con entera libertad, llegando en ocasiones a entorpecer las disposiciones gubernamentales o la planificación militar, provocando contratiempos de graves consecuencias.

Ejemplo de ello fue la captura del transporte chileno RIMAC el 23 de julio de 1879 por parte del blindado peruano Huáscar. Dicha acción se debió a que gracias a este descuido del Gobierno y la publicación de información militar “sensible” por parte de la prensa chilena, el buque peruano logró capturar al regimiento de Caballería Carabinero de Yungay, con 300 hombres al mando del Coronel Manuel Bulnes. Este hecho marcó la etapa marítima de la guerra y quedó como el acto de desinteligencia más notorio entre los responsables de la organización de la campaña, del Gobierno y la prensa chilena que publicó información de importancia estratégica que sirvió al enemigo.

El apresamiento del RIMAC provocó, finalmente, una crisis de gran magnitud en La Moneda que culminó, tras violentas protestas populares en la capital de Chile, con un cambio de gabinete ministerial y la reestructuración de la Comandancia General de Marina. Esta excesiva libertad comunicativa y telegráfica que había en Chile perjudico el esfuerzo bélico nacional. De hecho el periódico Los Tiempos que era de propiedad de Justo Arteaga Alemparte, hijo del General en Jefe de Ejército chileno desde inicios de la Guerra del Pacifico, Justo Arteaga Cuevas, tenía acceso a información “privilegiada” sobre el desarrollo de las campañas, lo que se expresó muchas veces en sus páginas editoriales y en la defensa de la persona y dignidad del Comandante en Jefe.

MC0031424

A pesar de estos descuidos de la prensa, la mayoría de los periódicos expreso en sus páginas proclamas patrióticas que exacerbaban los ánimos, impulsando a los pueblos a defender la bandera nacional e ir al frente en lucha justa. Los periódicos procuraron engrandecer las gestas nacionales como gloriosas y desacreditar al enemigo como injusto y vil. De esta manera la opinión pública chilena se vio influenciada por la exaltación de los valores que estaban comprometidos en la lucha, el honor de la nación y los ejemplos de heroísmo.

Justo Arteaga Alemparte nació en Concepción, el 8 de octubre de 1834; fue hijo del general Justo Arteaga Cuevas y Trinidad Alemparte Vial; hermano del ex diputado Juan Domingo Arteaga Alemparte (voluntario de la 6° Cia “Salvadores y Guardia de Propiedad” del Cuerpo de Bomberos de Santiago).

Estudió en el Instituto Nacional y en 1857 inició su carrera literaria, colaborando en la prensa política, como en El País, La Actualidad, La Discusión, etc.; después escribió en El Amigo del Pueblo de Concepción, periódico de las ideas liberales. Desde 1860 redactó El Ferrocarril; su talento periodístico hizo, de un diario comercial, un diario con orientación liberal y con comprensión de su rol. Aparte de las ideas liberales, se dedicó también a divulgar toda suerte de doctrinas y principios.

En 1866 fundó La Libertad, para proseguir su obra de fiscalización pública y de divulgación cultural; durante cinco años mantuvo este diario, con la colaboración de numerosos escritores y periodistas.

Fue a la Cámara por primera vez, como diputado propietario por Puchacay, período 1858-1861; integró la Comisión Permanente de Guerra y Marina.

Diputado suplente por Chillán, período 1861-1864; reemplazó al diputado propietario hasta el 3 de octubre de 1861.

Diputado suplente por Valparaíso, Período 1864-1867.

Diputado propietario por Valparaíso, Período 1876-1879; fue primer vicepresidente de la Cámara, 25 de marzo de 1879. Miembro de la Comisión Conservadora para el receso 1878-1879.

Reelecto diputado propietario por Valparaíso, período 1879-1882; fue diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Elecciones y Calificadora de Peticiones e integró la Comisión Permanente de Hacienda e Industria.

Fue uno de los iniciadores del Cuerpo de Bomberos de Santiago, al cual apoyó desde las columnas del Diario El Ferrocarril de Santiago, fue Director de la 2a. Compañía de Bomberos “Esmeralda”  y Vicesuperintendente de la institución en el año 1877. Fue en su calidad de Director que firmó el canje con la Segunda Compañía de Bomberos “Bomba Germania” del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, un ya lejano 1873. Además, le toco el honor de leer el discurso por motivo de la primera ceremonia por entrega de premios de reconocimiento de la institución por los años de servicios de sus bomberos.

Falleció en Santiago, Chile, el 5 de junio de 1882, a la edad de 48 años.

 

Fuente: http://www.slideshare.net ; http://historiapolitica.bcn.cl/

Colabaroación: Rodrigo Lira B. Voluntario Honorario

Acerca de Segundino

Ver además

image

Guillermo Matta Goyenechea

Nació en Copiapó en 1829. Gran figura intelectual, política y social en la vida chilena ...

batalla02-298x167

Ignacio Carrera Pinto un guerrero Primerino

En la antigüa revista mensual En Viaje, en su edición Nº 333 de Julio de ...