Inicio » Publicaciones Historicas » La Huelga de la carne: Otra vez guardia del orden
2) Bomberos armados, Primera 1905

La Huelga de la carne: Otra vez guardia del orden

Los gravísimos trastornos experimentados por el orden público en la capital, entre los días 22 y 24 de Octubre de 1905, trajeron a la memoria de los voluntarios las jornadas del año 1891 en que habían prestado a la ciudad los servicios de guardianes del orden.

Y comparando una situación con otra, pudieron ver la analogía que existía entre ellas, pues la causa de los desmanes era debida a la falta de una fuerza que pudiera reprimirlos.

articles-98597_thumbnail

Previniendo acontecimientos en Valparaíso, octubre de 1905

No podía el Cuerpo permanecer indiferente ante la situación que se creaba a la ciudad y amenazaba tornarse por momentos más y más crítica, pues la ausencia de las fuerzas del ejército daba vuelo a los agitadores e incitaba a los elementos en huelga a cometer excesos de todo orden.

Fue ese el momento en que el Superintendente don Ismael Valdés Vergara, seguro de obrar conforme a las tradiciones del Cuerpo y al dictado de la conciencia de todo hombre que repudia los atentados al orden público, ofreció al Presidente de la República la cooperación de los voluntarios a la obra de la policía de seguridad, siendo inmediatamente aceptado el ofrecimiento.

Durante dos días y dos noches los voluntarios, dando nueva prueba del civismo que es en ellos una característica, hicieron el servicio de guardianes patrullando la ciudad y contribuyendo con su acción al restablecimiento de la tranquilidad pública.

articles-99692_thumbnail

Los aguafiestas del último motín, 1908

Terminada la actuación del Cuerpo con el regreso de las tropas del ejército que se hallaban en maniobras, volvieron los voluntarios a sus actividades acostumbradas con la satisfacción, ya experimentada en ocasiones anteriores, de haber prestado a la ciudad un importante servicio, pues con sus esfuerzos habían contribuido a la tranquilidad del vecindario.

El Gobierno, por su parte, en conceptuosa nota que se conserva en los archivos con verdadero orgullo, haría constar después que el Cuerpo “como siempre había dado pruebas de abnegación y civismo en las circunstancias difíciles porque había atravesado la ciudad”, y le expresaría su agradecimientos por la entusiasta y eficaz cooperación prestada a las autoridades para restablecer el orden público.

La segunda guardia del orden que había cubierto el Cuerpo no sería la última. Muchos años después volvería a cubrirla en circunstancias también críticas para la capital, que sobrevendrían al fin de un régimen.

 

Ernesto Roldan/imagenes 1a cia. CBS-Memoria Chilena

Acerca de Segundino

Ver además

image

El Bombardeo de Valparaíso

En la mañana del 24 de marzo, el almirante español Casto Méndez Nuñez envió por ...

IMG_7451

Terremoto 1906 Jornada del Hambre

El 16 de agosto de 1906, siendo presidente Germán Riesco y estando ya elegido su ...