Inicio » Publicaciones Historicas » La electricidad llega hasta la campana de alarma.
CUARTEL-GENERAL-CBS1

La electricidad llega hasta la campana de alarma.

 

El viejo y sonoro  bronce del  Cuartel  General,  de  inconfundible  sonido  para  los  santiaguinos,  y  que  desde  los primeros años de existencia del Cuerpo lo había acompañado en su ya larga campaña de bien público, habría de experimentar en 1908 una transformación radical en su mecanismo, que debe haberle sabido a cosa de los espíritus diabólicos.

Desde el año 1865, en que llegó a Chile, mandada hacer expresamente a los Estados Unidos de Norte América con un costo de $ 1,449.50, la vieja campana había vibrado accionada  por  el  brazo  del  hombre,  para  cuyas  caricias la habían  fundido;  pero  la electricidad, al igual que el vapor un tiempo atrás, habría de desplazar a la fuerza humana en todo aquello accionado por ésta a falta de una fuerza mecánica menos noble.

No fué cosa fácil adaptar la campana al progreso. Mas, hechos los estudios del caso por orden del Comandante don Luis Phillips, en sesión de fecha 5 de Febrero de 1908 resolvía el Directorio la electrificación de la vieja compañera de los bomberos y de la buena amiga de los vecinos de la capital. Sin embargo, los trabajos sólo pudieron terminarse en los primeros meses del año 1910 y los resultados no fueron del todo satisfactorios en los primeros tiempos. No parecía sino que la campana se resistía a una innovación nunca por ella soñada.

Ya no se necesitó el formidable artefacto que su pesado badajo fuera mecido con violencia por el viejo campanero Nicanor Castro, asido fuertemente al extremo de una cuerda,  con isócrono movimiento.

Nó, le bastó ahora que el martillo potente que vino a reemplazar el badajo, recibiera el mágico flúido para emitir los mismos sonidos que antes emitiera, y llamar a los bomberos al cumplimiento del deber.

Ganó  por  cierto  en  técnica,  pero  perdió  en  poesía!.    Mas,  para  la  ciudad  era necesario sacrificar ésta a aquélla y fué sacrificada sin vacilaciones por el Cuerpo, aunque sí con sentimiento.

 

ERNESTO ROLDAN

Acerca de Segundino

Ver además

image

El Bombardeo de Valparaíso

En la mañana del 24 de marzo, el almirante español Casto Méndez Nuñez envió por ...

IMG_7451

Terremoto 1906 Jornada del Hambre

El 16 de agosto de 1906, siendo presidente Germán Riesco y estando ya elegido su ...