Inicio » Publicaciones Historicas » Incendio del cuartel de Artilleria 27 de Enero de 1880
IMG_0195

Incendio del cuartel de Artilleria 27 de Enero de 1880

 

 

El  desarrollo  de  las  operaciones bélicas  absorbía,  como  es  natural,  la  atención  de  todos  los  habitantes  de  la  ciudad  de Santiago  en  los  comienzos  del  año  1880. La  atrevida  expedición  a  Moquegua  de  550 soldados chilenos sin encontrar la más pequeña resistencia a lo largo de los cien kilómetros penetrados en territorio peruano, era el comentario obligado de todos aquellos que desde la capital seguían con el pensamiento la marcha victoriosa de la bandera nacional.

Pero  un  catástrofe  debía  venir  a  poner  una  nota  de  dolor  en  el  ambiente  sereno  y optimista con que los santiaguinos veían acercarse la completa destrucción del  enemigo.

En  la  mañana  del  día  27  de  Enero  del  año  recordado,  una  violenta  explosión producía  un  devastador  incendio  en  el  Cuartel  de  la  Artillería,  que  servía  de  parque  y maestranza de aprovisionamiento del ejército expedicionario. 

La fuerza de la explosión y de  las  materias  inflamables  convirtieron  en  pocos  momentos  en  un  verdadero  volcán  el establecimiento e hicieron volar por los aires dos departamentos de él, produciendo horrible muerte a los obreros que allí trabajaban La  detonación  de  las  explosiones  produjo,  como  es  de  suponer,  la  consiguiente alarma  en  la  ciudad  y  un  verdadero  pánico  entre  los  habitantes  de  las  inmediaciones  del Cuartel, que en busca de seguridad para sus vidas huían despavoridos en todas direcciones.

La  movilización del Cuerpo de Bomberos Armado no se hizo esperar, y dejando los voluntarios  las  armas  mortíferas  que  habían  tomado  para  servir  a  la  patria,  volvieron  a coger las armas de paz que solían manejar para servir a la ciudad.

La lucha fue ardua y llena de peligros, siendo el mayor el de que el fuego alcanzara hasta el polvorín e hiciera saltar a una parte de la ciudad, si no a toda ella. Pero el arrojo de los bomberos pudo más que el fuego, y éste se rindió después de algunas horas de incesante trabajo.

El servicio que el Cuerpo prestó en esa ocasión a la ciudad de Santiago fue el más señalado  de  todos  cuantos  le  ha  prestado  a  través  de  los  75  años  de  existencia,  pues  en ningún  otro  incendio  los  habitantes  de  la  capital  han  estado  expuestos  a  tan  ciertos  e inminentes peligros. Y no sólo la ciudad fue beneficiada con la labor del Cuerpo; también lo fue la República que, gracias a esa labor, vio salvado el material bélico con que contaba para proveer a sus ejércitos en campaña.

La I. Municipalidad, haciéndose eco del aplauso con que fue premiado el trabajo de los  bomberos,  acordó  entregarles  una  medalla  conmemorativa  que  recuerda  la  heroica jornada. Aun quedan pechos valientes que la lucen con el legítimo orgullo que da el deber cumplido.

incendiomaestranza01

 

Fragmento de Ernesto Roldan.

Acerca de Segundino

Ver además

casa-pra

El trágico derrumbe del edificio “Casa Prá” en 1904

Días atrás se produjo un derrumbe en una construcción en la comuna de Las Condes, ...

image

Los “Abanderados”

En la época de su fundación algunas compañías crearon el cargo de abanderado o de ...