Publicaciones
Inicio » Bomberos; patriotismo en la guerra y en la paz » Eduardo Kinast y Matus de la Parra
kinast

Eduardo Kinast y Matus de la Parra

Don Eduardo Kinast y Matus de la Parra nació en Santiago el 21 de junio de 1854. Hijo de Johannes Lorenz Eduard von Kinast, alemán, llegado a Chile en 1842. Era un hombre altísimo (casi dos metros) lo que debe haberle dado la fuerza para realizar las gestiones que marcaron su vida.

A través de novela histórica Fuego de Antonio Márquez Allison, nos enteramos de su participación en el Cuerpo de Bomberos de Santiago, de su actuación en diversos incendios como el del Polvorín de Santiago que pudo ocasionar un desastre en el esfuerzo bélico en los primeros tiempos de la Guerra del Pacífico. Fue también parte del Cuerpo de Bomberos Armados que cumplió funciones de guardia en Santiago. Kinast participó en la Guerra del Pacífico, ingresando al ejército como subteniente en 1880 y luego como Capitán, tras participar en las batallas de Chorrillos y Miraflores.

Se casó con doña Amelia Rosa de la Rosa y Coya, hija de un coronel peruano, con la que tuvo siete hijos. Debemos hacer presente que se casó en Callao, Perú en 1882, cuando aún estaba en el Ejército. A su regreso a Chile y a su vida civil, trabajó en el Registro Civil. Siendo un ferviente partidario de Balmaceda, participó en la Guerra Civil de 1891 y en la marcha de la División Camus desde el norte, donde era Oficial del Registro Civil para defender a Balmaceda. Escribió un diario detallando dicha campaña. Luego de un tiempo en prisión, como miembro del bando derrotado en Con-Con y Placilla, se dedicó al periodismo fundando el diario La Oposición en Valparaíso, el 18 de enero de 1892, a pocos meses del fin de la Guerra. Incluso osó investigar los feroces saqueos del 29 de agosto de 1891 contra los partidarios de Balmaceda, lo que le ocasionó golpizas y cárcel.

Se trasladó a Santiago y se asoció con Juan Rafael Allende, el más conocido editor de periódicos de caricatura política del siglo XIX. Probablemente por problemas con la justicia de Allende, se convirtió en el encargado de asuntos económicos y luego en editor del Poncio Pilatos. Lo será hasta el N° 89. Poncio Pilatos fue una publicación que permaneció entre el 27 de marzo de 1893 hasta el 5 de octubre de 1895, con 344 números.

Luego de su separación del cargo, que suponemos violenta o a lo menos difícil, inició su carrera independiente publicando los periódicos Don Lucas Gómez y Don Cristobal, publicaciones en las que utilizó ideas que su ex jefe no había considerado lo que originó una fuerte réplica de Allende que señaló que Kinast solo contestaba cartas y enviaba los pedidos a los agentes de provincia en las ediciones N° 97 y siguientes de Poncio Pilatos. También acusó que alguien, podemos suponer  se trataba del mismo Kinast (aunque no coincide con los antecedentes recopilados) habría revivido El Padre Cobos, pero sin autorización de los antiguos dueños.

Don Lucas Gómez fue otra publicación editada por Eduardo Kinast que llegó a los 87 números. Se publicó desde el 20 de enero hasta el 31 de agosto de 1894 y contó con dibujantes que firmaban como Goya, Harmony y Luis Fernando Rojas. Se publicaba los días martes, jueves y sábados a través de Imprenta y Litografía Delicias O. C.

En lo político, Kinast fue opositor al gobierno de Jorge Montt y trató de lograr reparación para las víctimas de la Guerra Civil. Su declaración de principios era: “En el curso de su vida periodística, Lucas Gómez sabrá demostrar con hechos y no con promesas bombásticas, que su bandera es la salvación del país”. Nuevamente sería relegado fuera de Santiago por más de un mes, sin perjuicio de seguir editando el periódico con la ayuda de don Juan Arellano, Felix Rocuant Hidalgo y otros. Don Lucas Gómez, era también un personaje. Se trataba de un huaso en la ciudad. Estaba basado en la obra de teatro del mismo nombre de don Mateo Martínez Quevedo. En varias revistas del siglo XX se volverá a usar el nombre y las características de este personaje.

En el Nº 2 de la publicación, Kinast señaló que pretendía usar ideas que no pudo probar en Poncio Pilatos. Una de ellas era publicar los sábados un cuento vivo, es decir escenas políticas y sociales divididas en pequeños cuadros en lugar de las caricaturas esencialmente políticas de los martes y jueves. Un verdadero adelanto hacia el lenguaje de la historieta. Lucas Gómez cierra al parecer por la presión de personeros de gobierno de turno y del propio  Juan Rafael Allende.

El siguiente periódico de Kinast fue Don Cristóbal. En el número 4 de esta nueva publicación, en un recado a Poncio Pilatos, Kinast señala irónicamente que “Lucas Gómez murió por no haberse vendido a Isidoro Errazuriz, Agustín Edwards i Eduardo Matte, como ud. …mui bien lo sabe.”

Ilustración de Lucas Gomez

Ilustración de Lucas Gómez

 

Don Cristóbal comenzó a publicarse el 19 de noviembre de 1894. Su administrador era  Ismael Silva Campos y su primer impresor fue Bouquet Rives. Se publicaba en formato de un diario, con 4 páginas y las dos centrales dedicadas a  caricaturas de muy buena calidad, pero desgraciadamente sin firma. Anticipando su conflicto con Juan Rafael Allende, Kinast le agradece sarcásticamente el que haya anunciado la aparición de Don Cristóbal y durante algunos números pone un pequeño anuncio de Poncio Pilatos, señalando que aparece en días en que no se publica Don Cristóbal.

Ante la acusación de haber tomado el nombre de un periódico anterior de Allende (fechada el 22 de noviembre de 1894 en Poncio Pilatos) que señala:“¡Ni se les ocurre inventar un nombre nuevo para sus papeluchos, y tienen que recurrir al cercado ajeno!”, Kinast replicó que había tomado el nombre que Juan Rafael Allende había usado para atacar a Balmaceda hasta que el dinero lo había comprado para su causa y que él (Kinast) había a su vez retomado el nombre para recuperar la figura del ex-presidente. En el número 16 apareció la caricatura de un árbol con cabezas colgando, entre las que destaca la de Juan Rafael Allende.

 

Kinast publicó además el folletín picaresco Historia de una pulga (no es el mismo libro que circuló años después) Destacamos en el número 37 una caricatura titulada Mis Suplementeros que mostraba a niños que repartían periódicos. Se preocupó también de abordar temas internacionales, como el conflicto con Argentina por el Mojón de San Francisco en la zona norte que provocó que en los números 38 y siguientes surgiera un conflicto con el diario Don Quijote de Buenos Aires, donde el dibujante Demócrito lo atacó duramente el 10 de marzo.

En el número 52, del 18 de marzo de 1895, se publicó la caricatura A Demócrito: Mi contestación a “Don Quijote. La tensión se mantuvo un par de números, pero nos habla del nivel de conexión en la que se encontraban la prensa satírica chilena y argentina en aquella época.

 

En el número 49, Kinast, se quejó de que lo atacaran los grandes diarios a lo que siguieron una serie de problemas por el cierre de la Imprenta y Litografía El Comercio, que dejó al periódico sin ser publicado durante un mes. Reapareció con dos números, que serían los finales, señalando que el conflicto se había solucionado gracias a la compra de la Imprenta por don Luis Fernando Rojas.

Desgraciadamente, tras el número 72, del 21 de junio de 1895, la publicación simplemente desapareció. Su última caricatura abordó el alza de las tarifas de tranvías y su posterior quema por los manifestantes, situación incitada por el propio Juan Rafael Allende, en un mitin del Partido Democrático.

 

Luis Fernando Rojas, sólo unos meses después del cierre de Don Cristóbal, irrumpió con La Revista Cómica motivo por el que habría terminado con la impresión de Kinast. Ignoramos si Kinast realizó otras labores editoriales en los años siguientes, pero los datos que hemos recabado en esta breve nota nos bastan para señalarlo como un editor importante que merece ser recordado, sin duda alguna.

padre y bombero

Eduardo Kinast perteneció a la Tercera Compañía de Bomberos de Santiago, ingresando el 13 de enero de 1872 hasta el 2 de octubre de 1874. Posteriormente volvió a las filas de “La Heroica” el 10 de enero de 1875 hasta el 10 de octubre de 1891.

 

Eduardo Kinast falleció en Santiago el 24 de julio de 1899.

 

Acerca de Segundino

Ver además

batalla02-298x167

Ignacio Carrera Pinto un guerrero Primerino

En la antigüa revista mensual En Viaje, en su edición Nº 333 de Julio de ...

image

Juan Gonzalo Matta

Juan Gonzalo Matta ( 1856 – 1896) fue un diplomático chileno que participó en las ...