Inicio » Publicaciones Historicas » Cuatro Remos
phac001e

Cuatro Remos

A lo largo de su historia, el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso ha contado con un sinfín de abnegados y constantes servidores quienes han entregado a la institución lo mejor de sí. Resulta sorprendente enterarse que entre aquella pléyade de hombres de servicio, existió uno que nunca fue hombre, pero que al igual que sus pares supo mejor que muchos servir a la ciudad de Valparaíso.

Lo llamaban “Cuatro Remos”; y se cree que su nombre, por lo demás tan de puerto, proviene de un legendario rescate que realizara. Cuenta la historia que mientras Cuatro Remos contemplaba desde la orilla el cansino movimiento de las embarcaciones, vio como por efecto de las olas un pequeño niño caía desde una de ellas. El fabuloso can sin trepidar ni un solo instante se arrojo al mar agarrando con su hocico al angustiado niño que llevó a salvo hasta la playa. De entre los admiradores que tuvieron la suerte de presenciar tan arrojado acto, uno de ellos comentó que el valiente perro, por su rapidez y pericia en el agua, al parecer contaba con cuatro remos en vez de cuatro patas.

Con el pasar, Cuatro Remos comenzó a ser reconocido por los habitantes de Valparaíso quienes se entretenían al ver como después de depositar en su hocico centavo y medio, corría hacia el vendedor de tortillas para soltar dicha moneda y recibir a cambio una de ellas. Claro está que el truco duraba poco tiempo, después de unas cuantas tortillas Cuatro Remos no aceptaba más monedas.

Como todo Caballero que se precie de tal Cuatro Remos también poseyó título, y sonaba más menos como sigue:

“Insigne cazador de ratas, persigue a todo aquel que se burle de él, rey de levas, como él no ha habido otro, distinguido miembro del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso”.

Según El Mercurio Cuatro Remos era de regular estatura, con piel parecida a la que viste el león, orejas cortadas y andar airoso, cabeza alongada y rabo pequeño.

El 30 de mayo de 1863 la autoridad de Valparaíso ordenó una barrida de perros vagos. Al enterarse de aquello los habitantes de Valparaíso quedaron con el alma en un hilo, fue necesaria la aparición de un artículo en El Mercurio para calmar y regresar el alma al cuerpo de la asustada población; Cuatro Remos no había caído en la redada.

Ya en aquella época el Cuerpo de Bomberos era una institución que todos admiraban. Antes más que ahora, incendios, ejercicios y funerales eran el centro de atracción de la ciudadanía y era de esperarse que un perro tan servicial se viera motivado a servir en él.

En el año 1863 Cuatro Remos hace su primera aparición en el Cuartel de la “Tercera”, conocida como la “Bomba del Almendral”. Sus voluntarios sin problemas acogieron al nuevo integrante, claro está, sin imaginar si quiera el poderoso afán de servicio éste guardaba. Fue tal aquel, que de él se cuenta que en medio de la noche y después de haber oído la campana de incendio se dirigía hasta las puertas en donde resaltase el distintivo bomberil de la época; – Estrellas -, rasguñando y ladrando hasta obtener respuesta de sus moradores. Esto a veces ocurría mucho antes de que el sereno o nochero diese el aviso.

cuatroremos

Cuatro Remos en Revista “El Peneca”

 

Cuatro Remos llevaba prendado al cuello dos correas, la primera decía:

“OBSEQUIO POPULAR A CUATRO REMOS y la otra, obsequiada por los Bomberos, contenía la siguiente inscripción:

“A CUATRO REMOS, CELEBRE POR SUS PROPIOS MÉRITOS”.

Los sabrosos platos que le eran ofrecidos en el casino de la antigua Bolsa comercial, hicieron que Cuatro Remos pasara la mayor parte del tiempo en el barrio del puerto, por lo que después de un tiempo se presentó al cuartel de la Primera donde sirvió mayoritariamente hasta el día de su muerte. En este barrio una noche de 1865, y como era costumbre, quedó encerrado en su fugaz dormitorio debido a que los dueños no quisieron despertar a tan celebre visita al retirarse de sus labores, no sin antes dejarlo bien guarnecido de alimentos. ¡Pues incendio caramba!… El fuego había aparecido en el Hotel Aubry donde hoy se ubica el Banco de Chile en calle Prat.

Cuatro Remos al despertar al tañer de las campanas del Cuartel General se vio atrapado. Fue tal el alboroto que causó al interior del estudio que debió ser rescatado por los vecinos quienes por una ventana, ya rota por las patadas de Cuatro Remos extrajeron al exaltado perro. Una vez liberado partió raudo hacia al incendio donde lo aguardaban sus compañeros que ya extrañados por el retraso lo esperaban.

Cuatro Remos ya viejo y cansado de tanta proeza y acto de arrojo parte a merecido descanso en febrero de 1872. Con él se iría una vida repleta de buenos servicios y recuerdos para el viejo perro porteño.

No hay monumento alguno que recuerde la existencia de este noble perro, pero nuestro coterráneo pintor Manuel Antonio Caro retrató a Cuatro Remos entre zapateos, guirnaldas y banderas chilenas en la famosa pintura costumbrista “La Zamacueca”.

Este maravilloso perro, es sin duda el can más famoso, condecorado y recordado de Chile, otros ha habido, pero ninguno tan eximio como nuestro “Cuatro Remos”.

 

http://www.memoriachilena.cl/602/w3-propertyvalue-114947.html

 

Acerca de Segundino

Ver además

jose mirelis

Jose Mirelis Corral “El postulante muerto en acto del servicio”

José Mirelis ingresa a las 13ª Compañía “Bomba Providencia” siendo un adolecente con el entusiasmo ...

IMG_9617

Los Capitanes ayudantes del CBS

En el año 1898 entraron en vigencia  importantes reformas al Reglamento General del Cuerpo de ...