Inicio » Bomberos de asfalto » Allende Padín
LETRERO DR. ALLENDE PADIN

Allende Padín

Esta calle ubicada en la intersección de Club Hípico, recuerda a Don Ramón Allende Padín. Voluntario de la Segunda Compañía de Bomberos de Santiago “Bomba Sur”, ingreso el día 31 de agosto de 1866.

Falleciendo en Santiago, el 14 de octubre de 1884, sin haber terminado su periodo Como Director de la Compañía.

Los primeros Allende llegaron a Chile a mediados del siglo XVII. Provenían del valle de Gordejuela, situado en la parte occidental de la provincia de Viscaya, en la península ibérica.

En las décadas siguientes se dispersaron por el centro y sur del país. A comienzos del siglo XIX, José Gregorio Allende Garcés, padre del Dr. Ramón Allende Padín figura como uno de los comandantes de la guardia personal del Libertador Capitán General Bernardo O’Higgins Riquelme. Luego, a partir del 28 de enero de 1823, acompaña al prócer chileno en su exilio peruano hasta la muerte del Libertador el 23 de octubre de 1842.

José Gregorio Allende Garcés tiene dos hermanos, Ramón y José María. Ambos integran el regimiento “Húsares de la Muerte”, bajo las órdenes de Manuel Rodríguez Erdoíza.

A su regreso a Chile, José Gregorio Allende se instala en Valparaíso donde se desempeña como jefe de los Serenos del Puerto. Se casa con Salomé Padín Ruiz, una de las hijas del Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y Cirujano Militar, el doctor Vicente Padín (1815-1869).

De ese matrimonio nació en Valparaíso el 19 de marzo de 1845, Ramón Allende Padín, quien estudió en el Liceo de Valparaíso y en el Instituto Nacional de Santiago, graduándose de médico cirujano de la Universidad de Chile en 1865.

Desde que se graduó como médico tuvo una vasta clientela de gente desposeída, a los cuales nunca les cobraba y además les entregaba fármacos, alimentos y ropa, por cuenta propia. Don Ramón fundó para ellos el hospital San Vicente.

En 1864 ingresó en Valparaíso a la Orden Masónica Aurora G, centro de la pugna liberal con la Iglesia (por eso se le conocerá por su apodo “El Rojo Allende”). En esta ciudad Allende Padín fundó en 1871 la primera escuela laica controlada por la masonería en Chile, la “Blas Cuevas” en honor a un ilustre masón de origen peruano.

Esa escuela, ubicada en una quebrada de San Francisco junto a los cerros Cordillera y El Toro, cerca de la Iglesia de La Matriz y de la Antigua Plaza Municipal (hoy Francisco Echaurren), educa en la actualidad a unos 600 alumnos de ambos sexos.

También puso en marcha la Sociedad de Instrucción Blas Cuevas a cuyo primer directorio se integran Benjamín Vicuña Mackenna (3ª Cía. Stgo.), Diego Barros Arana, Miguel Luis Amunátegui, Eduardo de la Barra y Diego Dublé Almeyda.

Miembro de la Facultad de Médicina desde 1865. En 1867 se casa en Valparaíso el 24 de abril de 1869 con la muy joven dama porteña Eugenia (Celia) Castro del Fierro, con quien tiene cuatro hijos, Ramón, Salvador, Tomás y Guillermo Allende Castro (Salvador, padre del ex Presidente de la República Salvador Allende Gossens).

Celia Castro ha sido injustamente olvidada por nuestra historia artística y sólo se hace referencia a ella en algunas investigaciones especializadas, aunque se la considera “la primera pintora profesional de nuestro país, es decir una personalidad que no tuvo otra meta en su agobiada existencia que el ejercicio desinteresado del arte, al que se entregó con toda su alma”.

En el puerto estudió pintura con don Juan Francisco González. Una de las pintoras más importantes del siglo XIX en Chile, nació en Valparaíso en 1860 y murió en Viña del Mar el 19 de junio de 1930.

En 1873, el “Rojo Allende” miembro del Partido Radical es elegido Diputado por Valparaíso. En su campaña promueve la separación de la Iglesia del Estado, los cementerios laicos y la salud pública.

Uno de sus proyectos consiste en la elaboración de un reglamento para regular la vacunación masiva y obligatoria de la población. Allende vuelve a Santiago y es reelegido Diputado (1876-1879) y funda el periódico “Guía del Pueblo y del Deber” para denunciar los problemas de las víctimas de la injusticia social, la pobreza, la educación, la vivienda y la salubridad.

Paralelamente, promueve la fundación de bibliotecas para los más pobres y crea una de las primeras maternidades públicas del país.
Presidió la Sociedad Médica de Santiago desde 1876 hasta 1879 y fue Presidente del Consejo de Higiene Pública entre 1879 y 1880.

Ramón Allende Padín fue toda su vida radical, masón y bombero, además de filántropo, médico militar y parlamentario, impulsando reformas e ideas progresistas como la puesta en marcha del Registro Civil, el matrimonio civil y la fundación de cementerios laicos.

Participa activamente en política, siendo reelegido por un tercer período esta vez por Copiapó y Caldera (1879-1882). Senador suplente por Atacama (1882-1888).

Durante la Guerra del Pacífico se detectaron obvias deficiencias en el servicio médico en campaña; ante ello Ramón Allende Padín en marzo de 1879 abandonó su escaño en la Cámara de Diputados ganado en 1876 y marchó sin sueldo alguno al frente con el Séptimo de Línea. Ya había publicado en el diario Los Tiempos, el 14 de marzo de 1879, un proyecto de organización de Ambulancias Militares.

A los 34 años reorganizó el Servicio de Ambulancias y fue nombrado por el Presidente Aníbal Pinto Garmendia y por el Ministro Gandarillas el 8 de diciembre de 1879 Jefe del Servicio Sanitario del Ejército chileno en campaña.

Allende Padín daría cuenta directa de sus actividades al Intendente General del Ejército, en Valparaíso. Una ambulancia era un hospital volante, desarmable, de veinte camas, con un equipo de cirujanos y enfermeros, y el material quirúrgico adecuado. Se le considera el fundador del Comando de Sanidad del Ejército de Chile.

El Dr. Allende Padín incorporara a 500 chinos como auxiliares enfermeros, mismos que habían sido liberados por las tropas chilenas de sus funciones como esclavos en las guaneras y plantaciones de café y azúcar.
Es importante destacar que el Dr. Ramón Allende Padín a pesar de tener el título de Superintendente del Cuerpo de Sanidad del Ejército, no trepidó en usar el bisturí y aplicar en terreno sus brillantes cualidades médicas.

Un informe redactado por el delegado de la Intendencia General del Ejército reza así: “…..estimo que el servicio sanitario ha debido tener un superintendente meramente administrativo que tomara sobre sí la pesada carga del servicio de ambulancias y hospitales.

 Me ha dado pena ver al esforzadísimo doctor Allende Padín, en días de batalla, cubierto de polvo y sudor, jadeante por la fatiga, con el bisturí en la mano operando a los heridos y teniendo que atender al servicio de hospitales y ambulancias, recoger heridos, embarcarlos, ver repartir por todas partes camas, catres, carretas, mozos, vendas, medicinas, etc.”. Una vez terminada la guerra, en 1881 renuncia al Ejército y postula al senado, siendo elegido Senador de la República por Atacama (1882-1888).

Su vida bomberil la inicia muy joven en Santiago, al incorporarse en 1866 a la 2ª Cía. “Bomba Sur” de Santiago; en los Registros de Voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Santiago, aparece la siguiente información:

Ramón Allende Padín

Registro de Cía.: 252
Registro del Cuerpo: 1.427
Profesión: Medico
Calidad: Voluntario
Fecha de Ingreso: 31 de Agosto de 1866
Baja: 02 de Diciembre de 1868, renuncia

Reincorporación:
Registro de Cía.: 505
Registro del Cuerpo: 3.089
Fecha de reingreso: 28 de Abril de 1878
Baja: 14 de Octubre de 1884, fallecimiento.
Cargos: Director y Cirujano.

Al trasladarse a Valparaíso se incorpora a la 3ª Cía. “Cousiño y A. Edwards” del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, el 6 de febrero de 1869 y permanece en ella hasta 1877.

Al respecto hay una nota de la Tercera Cía. de Valparaíso a la Segunda Cía. de Santiago cuando se traslada a la capital solicitando ser reincorporado en la 2ª Cía. “Bomba Sur” de Santiago, la nota de la Tercera Compañía de Valparaíso, tiene fecha 7 de Diciembre de 1877, ella da a conocer la hoja de servicio del voluntario Ramón Allende Padín y señala lo siguiente:
Ingreso a la Compañía 6 de Febrero de 1869, baja a fines del año 1873 por renuncia.
Cargos: Director.
Es importante destacar que al enterarse que el voluntario Allende Padín se ausentaba de Valparaíso, la 3ª Cia. Le realizó una manifestación ostensible de la gratitud y cariño que le profesaba, es por ello que en Reunión General de fecha 5 de Diciembre de 1873 y por el voto unánime de sus miembros le otorgó el TITULO DE MIEMBRO HONORARIO.

En esta Compañía, conoce al abogado, político, líder radical y Gran Maestro de la Logia de Chile, Enrique Mac-Iver Rodríguez, con quien nace una gran amistad.

Sus cuatro hijos siguieron el ejemplo paterno, incorporándose a la 2ª Cía. “Esmeralda” de Santiago, siendo identificados en el Registro General del Cuerpo de Bomberos de Santiago como sigue:
Salvador Allende Castro
Registro de Cía.: 791
Registro del Cuerpo: 6.038
Profesión: Estudiante
Calidad: Voluntario
Fecha de Ingreso: 07 de Junio de 1888
Baja: 12 de Mayo de 1894, renuncia

Ramón Allende Castro
Registro de Cía.: 792
Registro del Cuerpo: 6.039
Profesión: Estudiante
Calidad: Voluntario
Fecha de Ingreso: 07 de Junio de 1888
Baja: 14 de Octubre 1910, fallecimiento,
ocupo el cargo de Capitán.

Tomás Allende Castro
Registro de Cía.: 888
Registro del Cuerpo: 7.904
Profesión: Estudiante
Calidad: Voluntario
Fecha de Ingreso: 15 de Abril de 1894
Baja: 04 de Junio de 1897, renuncia.

Guillermo Allende Castro
Registro de Cía.: 934
Registro del Cuerpo: 8598
Profesión: Estudiante
Calidad: Voluntario
Fecha de Ingreso: 08 de Diciembre de 1899
Baja: 26 de enero de 1918, fallecimiento.

Sobre la actividad médica bomberil de Allende Padín; el médico historiador Dr. Sergio De Tezanos Pinto señala: “…Don Ramón Allende participó activamente en la creación del Cuerpo de Bomberos de Santiago, luego de la ardua labor que le cupo desempeñar como médico identificando a las víctimas del incendio de la Compañía: Allende Padín se había distinguido como estudiante de medicina, a raíz del incendio de la Compañía, en la identificación y sepultura de las dos mil personas fallecidas en la catástrofe.

Se comprende el impulso que lo llevó a semejante determinación, luego de la pavorosa experiencia vivida en plena juventud que puso a prueba su resistencia física, moral y espiritual.

El incendio de la iglesia de la Compañía, ubicada donde estuvo durante la Colonia el famoso Colegio de la Compañía de Jesús y donde después se alzaría el Congreso Nacional, fue una tragedia de proporciones atroces. La prensa de la época señalaba que las personas muertas eran casi todas mujeres, de dos mil a dos mil quinientas, madres en edad fértil, la mayoría.

Trabajaron en el reconocimiento de los cadáveres los doctores Vicente Padín (su abuelo) y Guillermo Middleton, con varios alumnos, entre ellos, Ramón Allende Padín, debiendo cumplir la penosa tarea entre el martes y el sábado de la misma semana de la catástrofe.

Dice El doctor De Tezanos-Pinto:
“Los cadáveres habían llegado al cementerio en doscientas carretadas y debieron ser amontonados en un terreno vecino y, luego trasladados en hombros o en carretillas a las fosas comunes que se iban abriendo. Dicen las crónicas de la época que Allende Padín perdió la salud y casi la vida en tan sacrificada tarea”.

En 1884 se convirtió en el Serenísimo Gran Maestro de la Gran Logia de Chile, cargo que sólo ocupó tres meses, ya que falleció el 14 de octubre de 1884, a los 39 años víctima de la diabetes, mientras desempeñaba el cargo de Director de la Segunda Compañía “Esmeralda” del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Entre los amigos que cargaron su ataúd destacan José Manuel Balmaceda y Ramón Barros Luco.

A su muerte los diarios le consagraron artículos necrológicos en que reconocían sus méritos y la Logia Luz y Esperanza, le dedicó una corona fúnebre que se publicó en La Serena en 1885.
La Tercera Compañía “Cousiño y A. Edwards” del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, envió una carta de condolencias al Capitán de la 2ª Cía. “Esmeralda” de Santiago. Por el fallecimiento de su ex – voluntario, cuyo texto se transcribe:

Valparaíso, Octubre 18 de 1884

Señor Capitán de la 2ª Compañía de Bomberos.- Santiago
Mui señor mío:

La 3ª Compañía de Bomberos de Valparaíso, ha tenido noticia, con profundo pesar, del fallecimiento del Dr. Ramón Allende Padín, Director de esa Compañía i que ha prestado tan importantes como desinteresados servicios a esta humanitaria institución; i aunque la desaparición de un tan abnegado obrero afecta hondamente a todos los que colaboramos a la misma obra, i en particular a nosotros que hemos tenido la honra de contarlo en nuestro seno como compañero i de Miembro Honorario i de apreciar sus relevantes méritos; la Compañía ha creído de su deber comunicar su condolencia a Uds. que experimentan esa pérdida más de cerca i que se ven privados tan inmediatamente de la cooperación de tan ilustre miembro.
Cumplo, pues, con este penoso deber en nombre de mis compañeros i del mío propio i me es grato suscribirme de Ud. A.i.S.S.

 

Texto de Carlos Carvajal A.

Colaboración: Pedro Torti B. , Rubén Gravert F.

¡¡Ayúdanos a descubrir mucho más de nuestra historia!!

Envíanos información a bomberosdeasfalto@segundinos.cl

Acerca de Segundino

Ver además

img_6447

Florencio Bahamondes

Esta Calle ubicada en la comuna de Santiago, recuerda al Voluntario de la 3a Compañía ...

img_5574

Germán Tenderini

Está calle ubicada ocultamente a un costado del teatro municipal de Santiago entre las calles ...