Inicio » Publicaciones Historicas » Anécdota: El Gallo de la 2a
gallo 1963

Anécdota: El Gallo de la 2a

Como se van a reír cuando lean este párrafo. pues no alcanza a ser artículo: como lo que voy a relatar es verídico, aunque sea antiguo lo estampo aqui.

Era durante la guerra del Pacifico, la única Guardia en la Capital eran los bomberos armados. Cubrían éstos la guarnición, como lo he contado antes; pero viene lo que no les habia contado.

Estaba de guardia en la Cárcel, un piquete de la 2a y era su jefe el simpático y muy conocido Ambrosio Rodriguez.

A las 9 llegó el jefe del servicio y todo quedó después tranquilo.
Pero los que no estaban tranquilos, eran los diablos muchachos segundinos: a uno le bajó hambre, a otro le bajo la sed y comenzaron a discurrir algo para saciar el hambre y la sed.

De repente dice uno de ellos, yo me comprometo a  traer una gallina, si otros consiguen lo demás, para hacer una cazuela.

Ya está dijo otro, si tú consigues la gallina, yo traigo lo demás. Al tiro, dijeron todos en coro. El alcaide de la Cárcel tenía su casa en el mismo recinto, era una persona muy buena (aunque tenía que cuidar a miles de facinerosos) Y entre las cosas que tenía, habia un gallinero con sendas gallinas y, naturalmente, no faltaba el inevitable gallo.

Era de noche y no llovía y allá se fué el Segundino; penetró al gallinero que estaba bien obscuro; apenitas se acercó a los palos y, tomó de las patas a una de las gallinas; volverle el pescuezo y correr hacia el cuerpo de Guardia, todo fué uno.

Aquí traigo la gallina, llegó gritando, ahora lo demás.
Al frente de la Cárcel, en lo que se llamaba la calle del Chirimoyo, había un despacho de un italiano, se llamaba don Crispulo y era pelado. Yo voy donde el pelao’ del frente gritó el segundo Segundino y le saco lo demás.

Fué al frente. pero en vano golpeó, el bachicha no abrió y ya desesperado el muchacho de no conseguir lo que faltaba, se le ocurrió algo que solo a los bomberos se les ocurre.

Le voy a meter miedo al bachicha, dijo y acercándose a la ventana. tomó Unos diarios y les prendió fuego. Se produjo una gran llamarada.

Incendio. gritó, incendio . a los dos minutos salió a la calle el buen italiano, para averiguar lo que sucedía.

Luego supo lo que ocurría y cuando nuestro bombero le explicó de lo que se trataba y le tendió unos pesos por la comilona, el buen don Crispulo se acomodó a todo y se preparó la cazuela.

Vino y pan no faltaban y ya tarde la noche los bomberos pudieron gozar de un suculento caldo.

Pero ni dientes de acero que hubiesen tenido los muchachos; la gallina estaba muy sabrosa, pero dura como pingo.

En fin, desapareció la cazuela, el pan y el vino y lo demás y contentos los diablos de lo que habían hecho, se recogieron a descansar. AI día siguiente, ‘tenían que entregar la guardia a la 3ª  y mientras se preparaban, vino el buen Alcaide, cuyo nombre no recuerdo, pero que era un buenísimo hombre, los invito a desayunar. Todos aceptaron y al sentarse a tomar el café les dijo el citado alcaide: “bueno que son diablos Uds., con que anduvieron rondando por mi gallinero”…

Y los muchachos se quedaron mudos. ¿Y qué tal la cazuela? siguió el alcaide. Uno de los niños más diablos que los demás, contestó, al fin. Muy rica, pues señor, solo que la gallina.., nos salió muy dura, parece haber sido abuela.

El Alcaide largó la risa y dijo: Como no había de estar dura, cuando lo que se comieron fué el gallo del corral. El bombero, en la obscuridad, agarró lo primero que pilló y habia atrapado un gallo viejo y estacudo. Y aquí se acaba el cuento del gallo de la 2. en la Cárcel Pública. Y al darle remate, digo lo que dije al principio, bueno el cuento gracioso y el gallo duro.

 

(Firmado) EL QUINTINO.

El Quintino, era el seudónimo que usaba, el antiguo y entusiasta voluntario de la 5. Cía., don Gustavo Ried.— Extractado de los libros de Guardia de la Segunda.

 

TEXTO EXTRAÍDO DE FACSÍMIL DEL AÑO 1946

Portada

Acerca de Segundino

Ver además

image

El Bombardeo de Valparaíso

En la mañana del 24 de marzo, el almirante español Casto Méndez Nuñez envió por ...

IMG_7451

Terremoto 1906 Jornada del Hambre

El 16 de agosto de 1906, siendo presidente Germán Riesco y estando ya elegido su ...