Inicio » Publicaciones Historicas » Alfredo Molina Godoy…Presente!!! Muerto en Acto del Servicio el 8 de Abril de 1956
Alfredo-Molina-Godoy-Mártir-13a

Alfredo Molina Godoy…Presente!!! Muerto en Acto del Servicio el 8 de Abril de 1956

icardo

En la lejana provincia de Atacama, en Chañaral, un 1º de Abril de 1928, nacía Alfredo, el penúltimo de 8 hermanos. Realizó todos sus estudios primarios en su pueblo natal. Perteneció a los scouts, llegando a ser líder y al mismo tiempo practicaba natación y otros deportes.
Sus padres Juan Esteban y Clementina, preocupados para que continuara sus estudios superiores, enviaron a sus hijos a Santiago. Es así como Eduardo y posteriormente Juan y Alfredo, ingresarían al Internado Nacional Barros Arana. Una vez terminados sus estudios, hizo su servicio militar y más tarde entro a trabajar a la Universidad de Chile.

Definitivamente se radicó en Santiago, estableciendo su domicilio en calle Huérfanos esquina Cienfuegos. Su hermana Marcela junto a su esposo vivía en Av. Recoleta a pasos de la segunda compañía de bomberos, los cuales constantemente recibían la visita de Alfredo.

Su voluntad de servicio, su buena educación, lo llevarían a ser presentado por los voluntarios Rogelio Pacheco y Edgardo Pohl a nuestra compañía e ingresar el 20 de Octubre de 1952, a la edad de 24 años. Los médicos encargados de hacer su chequeo, fueron los voluntarios Coghlan y Sprenger.

Demostró siempre gran entusiasmo, se hizo querer por todos, su físico le permitió gran resistencia en los incendios y ejercicios. Muchos amigos tuvo en la compañía, entre ellos Osvaldo Rivera, Mariano Díaz y otros.

En las formaciones casi siempre era el porta estandarte y su afición por la cocina lo llevó a organizar alegres convivencias. Un día, se le ocurrió hacer empanadas, faltaban muchas cosas, pero salio adelante, sin embargo, no había horno “de eso no se preocupen, tengo la solución “se dirigió con una bandeja de empanadas a la panadería “Providencia” y al rato regreso con todas listas.

En una visita que realizó a un fundo, invitado por unos amigos, conoció a Tatiana Miranda con la que posteriormente contraería matrimonio. De ellos nacieron Sergio y Ricardo. Junto a ellos se traslado a la Av. Ejército y después nuevamente a Huérfanos.

alfredo  molina godoy 13 cia

Sábado 7 de abril de 1956.

Hace solo 6 días había cumplido sus 28 años de edad, sus hijos Sergio y R ya tenían cerca de los 2 y 1 años respectivamente.

Aprovechando que su señora estaba fuera de Santiago, decidió ir a visitar a su hermana Marcela para compartir la tarde y devolver con un cheque de $2000 una deuda que tenía con ella (nunca cobró ese cheque, aún lo conserva) “querida hermana, no hay nada más importante que pagar las deudas”. Junto a su esposo habían sacado entradas para la función de las 21:00 horas en el cine Rex. Alfredo los iría a dejar al centro y de ahí se fue a su domicilio.

El día anterior la bomba Mack había entrado en servicio a las 15:30 horas. Para este día todo había permanecido en calma, pero a las 23:00 horas la central despachaba llamado de comandancia a Av. Portugal y Av. Matta, dándose a los 5 minutos la alarma de incendio para el 7ª cuartel. En el mismo momento, desde el cuartel de 9ª compañía ubicado en calle Compañía esquina de Matucana, se accionaba la sirena.

Por mientras al conductor del transporte procedía a poner en marcha el motor para esperar el tiempo correspondiente y luego dirigirse al lugar del incendio, Alfredo al percatarse que este incendio le tocaba a la 13, se alisto rápidamente con su uniforme de trabajo y salió de su casa para dirigirse por calle Huérfanos, corriendo hasta el cuartel de la 9ª.

Esa noche un poco fría de otoño, avanzaba aquél hombre con sus ideales nobles, corría para pronto llegar al lugar y trabajar en otro siniestro más. El transporte con voluntarios de la 1ª,3ª,8ª,10ª y 13ª, salió de su cuartel para dirigirse por Compañía y luego doblar por San Martín.

Al intentar cruzar Avenida Libertador Bernardo O’Higgins fue violentamente embestido por un microbús del recorrido Plaza Egaña- Av. España, el cual se dirigía fuera de servicio y a gran velocidad.

La violenta colisión provocó que el móvil volcara arrojando a los voluntarios al pavimento, perdiendo algunos el conocimiento. De los voluntarios que tripulaban, ilesos resultarían Danilo Crespo de la 3ª, Jorge Chilos de la 8ª y Carlos Moller de la 1ª; con lesiones leves el voluntario de la 10ª José Cresta y el conductor Luis Lucero; los voluntarios Alberto Rojas y Hernán Fuenzalida ambos de la 3ª con lesiones de mediana gravedad a la cabeza y resto del cuerpo; mientras que Alfredo con fracturas craneanas y lesiones cerebrales.

También en el mismo momento, en el lugar del incendio el Teniente 1º Sergio Campbell, recibía un fuerte golpe de corriente eléctrica, siendo auxiliado por el voluntario Jorge Weis. A las 23:45 mientras la compañía se encontraba trabajando en el incendio, se informa de la posta central, que el estado del voluntario Molina era de suma gravedad. Nuestro voluntario Dr. Harold Coghlan, estaba en contacto directo para tener bien informada la situación.

También se había informado telefónicamente a su hermana, la cual junto a su esposo quedarían consternados, ya que hace pocas horas habían estado con él.

Domingo 8 de abril

Siendo las 17:00 horas, se informa nuevamente de la gravedad de nuestro voluntario. Después de grandes esfuerzos hechos por el equipo médico del Hospital de Neurocirugía, a las 23:00 horas, deja de existir nuestro amigo Alfredo Molina, pasando a ser uno más de la larga lista de de mártires del Cuerpo de Bomberos de Santiago y el primero de nuestra compañía.

Lunes 9 de abril

A las 11:30 horas, sus restos son trasladados desde el Instituto Médico Legal al cuartel y a las 19:30 horas al Cuartel General. La compañía hizo guardia de honor hasta las 01:30 del día martes.

Martes 10 de abril

A las 15:00 horas, rinden guardia de honor todas las compañías del Cuerpo, mientras venían en vuelo los padres de nuestro mártir, don Juan Esteban y doña Clementina junto a sus otros hijos. Sus funerales se efectuaron a las 16:30 horas, despidiendo sus restos todo el material mayor, entre ellos la bomba Mack, con su sirena dolida que sobrecogió a todos los trecerinos. Nuestro Director don Artemio Espinosa Martínez, dijo las últimas palabras.

Veinte años desde que entrara Alfredo a la compañía, ingresaba a la 13ª su hijo mayor Sergio, el 20 de octubre de 1972. Sin duda, que desde la “legión de Trecerinos” del más allá, lo mira orgulloso de pertenecer a la institución que lo acogió y lo quiso.

Actualmente Sergio luce con orgullo el uniforme de parada que usara su padre, en tantas formaciones.

BOMBA PROVIDENCIA


Acerca de Segundino

Ver además

la moneda 1973

La “Esmeralda” y el día 11 de Septiembre de 1973

Once de Septiembre: Una Junta de Gobierno de Fuerzas Armadas y de Carabineros toma el ...

jose mirelis

Jose Mirelis Corral “El postulante muerto en acto del servicio”

José Mirelis ingresa a las 13ª Compañía “Bomba Providencia” siendo un adolecente con el entusiasmo ...